Consiste en formar a los adultos de la tercera edad en materia de control social y participación ciudadana; a los fines de que puedan emprender acciones encaminadas a lograr una mejor calidad de vida dentro de los institutos gerontológicos, haciendo uso de sus deberes y derechos ciudadanos en el ejercicio del control de la gestión publica.

Deberes del Abuelo Contralor elegido

1.- Nombrar a su equipo de trabajo o comité, el cual estará conformado por los demás abuelos(as) que se postularon, quienes deberán distribuirse las tareas del control y vigilancia en materia de alimentos, servicios, programas sociales, obras y proyectos.

2.- Hacer un cronograma donde se determinen las actividades a realizarse y los encargados de su ejecución.

3.- Entregar informe anual sobre las situaciones irregulares detectadas el cual debe estar sustentado con las firmas del equipo de trabajo o en su defecto por los beneficiarios del geriátrico.

4.- En caso de detectarse alguna irregularidad, el abuelo(a) contralor como miembro principal del comité, deberá remitir lo mas pronto posible un informe a la Contraloría del Estado Portuguesa, donde refleje las irregularidades detectadas.