CGR

Mensaje de Navidad del Contralor General de la República

Guanare, 21 de Nov de 2017


imgNot_0162.png

Cada 25 de diciembre conmemoramos el nacimiento de Jesucristo, pero muchas veces celebramos la Navidad sin conocer su verdadero significado. En navidad estamos en la época más emocionante del año, porque espiritualmente celebramos la llegada a la tierra del hijo de Dios hecho hombre.
Navidad: es un término de origen latino que significa nacimiento y da nombre a la fiesta que se realiza con motivo de la llegada de Jesús al mundo. En Navidad debemos sentir el corazón lleno de generosidad y humildad, y compartirla con los demás para que la esperanza se materialice y continúe viva por siempre. ¡Qué bueno sería si pudiésemos guardar la Navidad en una gaveta del escritorio de nuestras oficinas, o en un jarrón, y poder abrirlo cada mes del año! Eso es imposible, pero sí es posible guardar el espíritu que nos inspira la Navidad en nuestros corazones y conservarlo durante todo el año.
La Navidad debe entenderse como un estado mental permanente, lleno de valores y de paz espiritual que permita reflexionar, compartir y fortalecer los sentimientos y los principios de la ética y la moralidad. Confiemos en la infinita esperanza que nos motiva la Natividad del Señor y celebremos juntos el nacimiento del Cristo Jesús. Estos tiempos son para reflexionar en positivo, no en negativo; a veces recibimos variadas influencias negativas que nos conducen a la confusión y nos convierten en un rebaño de miseria. Por ello, debemos reflexionar cada día y avanzar con la fe y la esperanza necesarias para cumplir las metas trazadas.
Las influencias negativas conducen a perturbaciones peligrosas, al extremo de que podríamos encontrarnos con muchos de nuestros compatriotas tratando de persuadir a otros seres humanos cercanos para que incurran en hechos desleales, enmarañando y complicando las mentes; por ello, debemos siempre pensar que la espiritualidad socialista tiene sus cimientos en la lealtad, la fe, la paz, el amor y en verdaderas acciones que permitan día a día fortalecer la Patria libre, soberana e independiente, pues para sentirse socialista, como Jesús, quien fue el primer gran socialista de la historia de la humanidad, es necesario caminar indignado ante cualquier injusticia que tenga como objetivo la separación de los valores éticos y morales.

Es necesario desprendernos del orgullo y el egoísmo para convertirnos en apóstoles y misioneros del verdadero socialismo, con todas nuestras fuerzas, inteligencia y pasión.
Resulta oportuno traer a colación un pensamiento de la Madre Teresa de Calcuta que reza lo siguiente: “Sería una hipócrita si buscara a Jesús en el culto, en los actos, en la Iglesia y luego lo ignoro en el hermano vivo que se encuentra en la calle abandonado”. Podemos interpretar del pensamiento citado que en nuestros hombres, mujeres, niños y niñas se reflejan nuestras ideas y por ello debemos ofrecer como sacrificio las buenas acciones y el éxitos en el logro de las metas trazadas, para que siempre la Patria tenga olor a gloria, a libertad, a justicia; y podamos gritar a los cuatro vientos que la República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral en los valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional de la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador, y que son derechos irrenunciables de la nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.
Estimadas y estimados, servidoras y servidores públicos, compañeras y compañeros de trabajo, considero oportuno manifestar que conforme al preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Patria libre y soberana invoca la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y precursores de la independencia, para mantenernos siempre unidos y con un arraigado sentido de pertenencia patria e institucional.
Hoy la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela se viste de esperanza para dar inicio a la celebración de la Navidad y prepararnos para la espera del advenimiento divino de nuestro Señor Jesucristo.
En mi condición de máxima autoridad, les expreso con sinceridad y humildad que me siento orgulloso por el logro de las metas trazadas y cumplidas durante los años 2015, 2016 y 2017, casi por finalizar.

El principal valor para esta y todas las instituciones que conforman la Administración Pública activa son ustedes, que representan el talento humano, conformado por hombres y mujeres que día a día cumplen con humildad y lealtad las funciones asignadas.
No cabe duda de que todas y todos juntos hemos cumplido cabalmente con la prevención, lucha y sanción de la corrupción, apegados a la ética pública y a la moral administrativa. Hemos entonces cumplido con el control, la vigilancia y la fiscalización de los ingresos, gastos y bienes públicos, así como de las operaciones relativas a ellos, realizando las auditorías, inspecciones y revisiones fiscales en los órganos y entes sujetos al control de este Máximo Órgano Contralor.
Estoy seguro de que la mejor forma de combatir la corrupción es previniéndola, fortaleciendo la ética pública y la moral administrativa, promoviendo la educación y la formación como proceso creador de ciudadanía, promoviendo las actividades pedagógicas dirigidas al conocimiento y estudio de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, promoviendo el amor a la Patria y a las virtudes cívicas, morales y democráticas, a la solidaridad, a la libertad, la responsabilidad social y el trabajo en equipo.
Para finalizar, invito a las servidoras y servidores públicos que hacen vida laboral en este Máximo Órgano de Control Fiscal a mantenernos unidos en un solo equipo, comunicados permanentemente para lograr una sola voz, que nos permita en el año 2018 comenzar con una verdadera Contraloría Social a través de la formación y así prevenir en mayor porcentaje los hechos de corrupción.
Debemos tener claro que la participación ciudadana constituye un proceso social dinámico por medio del cual las ciudadanas y ciudadanos de una comunidad pueden aportar y participar en la realización del bien común ¿Cómo se logra esto? Con la actuación del pueblo organizado, convertido en multiplicador para la formación en la prevención de los hechos de corrupción.
Agradezco a todas y todos los presentes, a las jubiladas y jubilados, quienes sembraron las raíces de este Órgano Contralor en el recorrido ininterrumpido de 79 años. Agradezco a las contraloras y contralores de estados y municipios que conforman la columna vertebral del Sistema Nacional de Control Fiscal.
Todas y todos juntos unámonos en plegaria para que el año 2018 llegue y se mantenga con la bendición de Dios Todopoderoso y así podamos con fe, humildad y lealtad dedicarnos al cumplimiento de las metas propuestas en el Plan Operativo Anual.
Simón Bolívar, el Libertador, en octubre de 1825, en Potosí, manifestó: “Las naciones marchan hacia el término de su grandeza, con el mismo paso con que camina la educación. Ellas vuelan si ésta vuela, retrogradan si retrograda, se precipitan y hunden en la oscuridad, si se corrompe o absolutamente se abandona”
Yo estoy convencido de que quienes se apartan de la humildad y lealtad crean en sus conciencias que la aplicación de la justicia es una virtud negativa y son incapaces de asumir que se les aplica la justicia porque le han hecho daño a otras personas.
¡Viva la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela, vivan las servidoras y servidores públicos de la CGR, vivan las contraloras y contralores de estados y municipios, vivan las jubiladas y jubilados, viva Venezuela, Patria libre, soberana e independiente! Contraloras y contralores somos todos